viernes, 29 de abril de 2011

Los Ritos de Paso en la religión de la polis clásica I. El Nacimiento

     ¿Qué fueron los ritos de pasos en la antigüedad helena? Pues bien, hacían referencia a los rituales domésticos y familiares que se realizaban desde que nacía el niño o niña, hasta que llegaba el momento de su muerte, pasando revista a los diferentes momentos de la vida del ser humano.

     En concreto, el siguiente artículo nos ocupa el primer momento de la vida de cualquier persona: su nacimiento.



     Tras el parto, que se realizaba en la propia casa con la parturienta, se realizaba un pequeño ritual que suponía atar encima de la puerta una rama de olivo, si había sido niño; o una banda de lana, en el caso que hubiese sido niña. El quinto día tras haber dado a luz, se producía la ceremonia de las Anfidromías (carreras alrededor). En ella, el recién nacido era paseado en círculos alrededor del hogar familiar, donde estaba el fuego, sede de la diosa Hestia, protectora del hogar familiar.

     Tras esto, el niño era depositado en el suelo de la casa. El ritual significaba unir al niño al hogar (oikos) del que procede. Era una forma de crear una identidad propia que arrastraría toda la vida. Es el momento en el que el pequeño era reconocido por sus padres e, incluso, cuando se le ponía el nombre. No obstante, habían casos en que el hijo era rechazado por el padre y arrojado fuera del hogar, de la casa y expuesto en un espacio salvaje: el agros (como fue el caso del famoso Edipo).

     Tras el nacimiento, la familia y, sobre todo, la madre, se somete a rituales de purificación. Y es que la sangre derramada en el parto es considerada una mancha (miasma), por eso se prohíbe dar a luz en templos y santuarios religiosos. Se creaban incluso leyes para las purificaciones, pues la mancha del parto podía incluso contaminar la ciudad entera. Los rituales más frecuentes eran las aspersiones de agua lustral, los baños en agua de mar, el chorreo con sangre de cochinillo, la combustión de incienso y de azufre.

     Se hacen ofrendas a las divinidades relacionadas con el nacimiento, como por ejemplo Artemisa, Deméter,... Hacía ellas se consagra ropa manchada durante el parto y los cinturones llevados por las madres.

     El décimo día después del nacimiento se realizaba un sa sacrificio y un banquete con todos los miembros de la familia y, en ocasiones, el niño recibe regalos.


- Bruit, L, y Schmitt, P; La religión Griega en la polis de la época clásica.
     



     



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada