miércoles, 31 de agosto de 2011

NACIONALISMO IBÉRICO

     ¿Qué es nacionalismo? ¿Qué significa ser nacionalista? O, mejor dicho, ¿qué implicaciones y situaciones conlleva el hecho de ser nacionalista? ¿Significa Estado lo mismo que Nación?



      Me resulta difícil definir un concepto como éste, tan arduo y farragoso. Qué puede ser tan diferente y tan similar como millones de bocas quieren denominarlo. Todo depende de un único elemento. Un término clave que nos hace entender las cosas, la vida, de una manera concreta. El pasado. Lo pasivo. Ese factor que es el que es, que no elegimos ni decidimos. La familia, la educación que hemos recibido,... es algo que viene dado, establecido. Es esto lo que nos hace pensar de una manera u otra, lo que nos hace decidir acerca de nuestro futuro e interrelacionarnos en la sociedad en la que crecemos. Ese pasado en el que nacemos en una familia, vamos al colegio, nos enseñan, nos educan, conocemos amigos, tenemos pareja, trabajamos, estudiamos,... Es ese pasado el que crea nuestra concepción identitaria. ¿Nacionalismo? Construcción de una identidad propia, individual y colectiva, que se traduce hacia el Estado en que se ha nacido. Uno no puede ser español, francés o americano si no ha nacido en ese país. No existe identidad en caso alguno. No existe el sentimiento de pertenencia a un lugar. 

     
     La selección española de futbol, el himno nacional,... son algunos elementos clave que pueden reforzar nuestro nacionalismo, que no patriotismo. Y es que es difícil tener sentimientos de pertenencia a algo. ¿Porqué? ¿Acaso al ser humano actual no le caracteriza el sedentarismo y, en consecuencia, la necesidad de crear una base ideológica potente que le haga sentirse unido a? El pertenecer a algo no implica, necesariamente, eludir, evitar o negar lo ajeno. ¿Es que yo, si soy valenciano, no puedo ser también español? Sin ningún problema. La raíz del mal llega cuando algunos quieren imponer un nacionalismo exacerbado que limite las libertades propias y ajenas. Somos humanos, y de eso no cabe ninguna duda... en principio, y por ahora. Humanos como individuos, uno a uno, pero diferentes en cuanto a sociedades. Entes concretas dentro de un núcleo social que se diferencian, para bien o para mal, de otras entes con otras características. Pongamos que una de esas entes es Euskadi. Es una sociedad, un núcleo dentro del cual existen miles de individuos que, por circunstancias históricas pretéritas, es diferente y distante al núcleo social andaluz o extremeño. ¿Es esto relativismo? ¿Qué relativismo se halla en obligar a uno a pertenecer a un grupo o a otro? El mismo que habría en obligar a un culé a ser merengue. Esto es, cero patatero. Y es así. Y es la belleza del ser humano.

     ¿Y si Cataluña hubiera sido un dominio francés desde Felipe IV? ¿Y si la inmensa Andalucía continuase siendo hoy por hoy Al-Andalus? ¿Y Portugal dentro de España, como ya lo fue en la Época Moderna? ¿O Canarias como una nación independiente y libre en el Atlántico? Porqué eso es también hacer Historia. De lo que podía haber sido y no fue. O de lo que no ha sido, y podría ser...

Cortes de Cádiz
     España nació como Estado, y quien sabe si como Nación, en el 1808, cuando la celebración de las Cortes de Cádiz reflejó el interés de quienes estaban representados de crear un nuevo país que abandonara unas anquilosadas estructuras socieconómicas y jurídicopolíticas que oxidaban al país y sus ciudadanos. Progresistas y moderados, republicanos y anarquistas, demócratas y cedistas, derechas e izquierdas, nosotros y vosotros, hemos y han procurado en crear un país en el que exista una libertad total de pensamiento y razonamiento.

     En mi opinión, y en conclusión, diría que lo mejor que se puede hacer es fomentar el respeto y la tolerancia hacia las ideas de cada uno, siempre y cuando sean democráticas y esten consensuadas. El hecho de defender el sentimiento de pertenencia a algo, o desvinculación a lo otro, pienso es la mejor manera de reforzar las identidades individuales y crear un debate rico y sabroso que cada vez, más y más, pueda decirnos quienes somos. De esa manera, y solo así, todos y cada uno de nosotros conoceremos cual es el camino que queremos que continue construyéndose, piedra por piedra, por todas las generaciones sociales. Inacabable, inabarcable,...
"El valencià, quan pensa en la seva entitat de poble, es troba «incert»: pressent que no és carn ni peix". Joan Fuster, Nosaltres els valencians.

1 comentario:

  1. Roy García de Sant Ander18 de junio de 2014, 3:00

    "España nació como Estado, y quien sabe si como Nación, en el 1808"

    La próxima vez que vuelva por el siglo VII se lo comentaré a San Isidoro de Sevilla, para que deje de escribir loas protonacionalistas a los hispanos. Y lo mismo digo de esos otros amigos míos, los clérigos mozárabes de la crònica de 754, la que llora la pérdida de España y acusa a Rodrigo por no saber defenderla.

    ResponderEliminar